Recetas de cócteles, licores y bares locales

4 formas en las que tu pavo de Acción de Gracias puede enfermarte

4 formas en las que tu pavo de Acción de Gracias puede enfermarte

El pavo es un pájaro grande, y prepararlo adecuadamente requiere cierto cuidado.

El pavo poco cocido puede provocar enfermedades transmitidas por los alimentos, especialmente en niños y ancianos, que tienen sistemas inmunológicos más débiles.

El pavo es la pieza central de la mesa de Acción de Gracias, pero si no está descongelado, relleno o cocido, correctamente, este pájaro de aspecto inocente (y teóricamente marrón dorado) puede ser la fuente de algunas enfermedades graves transmitidas por los alimentos. Aquí hay cuatro formas en que el pavo puede enfermarlo (y cómo evitarlas):

Descongelación incorrecta

Cuando se deja descongelar un pavo en el mostrador de la cocina o en el porche al aire libre, su temperatura puede volverse insegura a medida que se mueve hacia la zona de peligro de bacterias de entre 40 y 140 grados Fahrenheit. Si se trata de un pavo congelado, es mejor descongelarlo de una de estas tres formas: en un fregadero de agua fría que se cambia cada 30 minutos, en un refrigerador o en un microondas en la configuración de descongelación (si el pájaro es lo suficientemente pequeño). Solo recuerde que, aunque descongelar un pavo en el refrigerador es la solución más fácil, también es la que requiere más tiempo; se necesitan 48 horas para descongelar completamente un ave de diez libras.

Contaminación cruzada

Las aves de corral crudas tienen un riesgo especialmente alto de ser portadoras de salmonela. Asegúrate de usar tablas de cortar separadas. y cuchillos al preparar el pavo crudo para no contaminar otros alimentos.

Cocción insuficiente

Pavo poco cocido puede conducir fácilmente a enfermedades transmitidas por los alimentos, especialmente para niños y ancianos, que tienen sistemas inmunológicos más débiles. Para matar todas las bacterias potencialmente dañinas que existen en y sobre el pavo crudo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan cocinar el pavo, así como otras formas de aves, a una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit. La mejor forma de comprobarlo es con un termómetro apto para alimentos.

Contaminando el relleno

Cocinar relleno dentro de la cavidad del pavo se puede contaminar con bacterias. La mejor manera de evitar este problema es llenar el pavo justo antes de cocinarlo y asegurarse de que el relleno esté un poco húmedo porque el calor destruye las bacterias de manera más efectiva en un ambiente húmedo. Para garantizar que todos los microbios potencialmente dañinos hayan sido eliminados, use un termómetro para alimentos para verificar que el relleno también haya alcanzado una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit. Mejor aún, cocine el relleno junto con el pavo en una fuente para hornear durante 30 minutos cubierto con papel de aluminio y termine de cocinar sin tapar por otros 15 minutos.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener todo el banquete de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y papel film, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de la cocción, se descongelarán en unas pocas horas si los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, pueden prepararse y ensamblarse dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabacines o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlos durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Manténgalos calientes para servirlos (sin secarlos) de una de estas dos maneras: 1. mantenga su olla en la temperatura más baja de su quemador (con la tapa puesta) y agregue lentamente crema tibia y mantequilla cuando lo necesiten, o 2 .Póngalos en una olla de cocción lenta en la configuración de "mantener caliente".

Relleno: Primero, no olvide que muchas recetas de relleno requieren que deje el pan afuera durante la noche (o incluso por un par de días) para dejarlo rancio. Si está horneando su relleno en una cazuela, en lugar de dentro del pavo, puede armar su relleno con un día de anticipación y refrigerarlo hasta que esté listo para hornearlo el Día de Acción de Gracias.

Ensaladas: Prepara las verduras con un día de antelación, pero espera a combinarlas y aliñarlas hasta el último minuto para que no se ablanden.

Día de Gracias

Además de terminar los pasos finales de los platos antes mencionados (ensamble su ensalada, hornee sus guisos, triture sus papas, etc.), el Día de Acción de Gracias se trata principalmente del pavo. Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

Si su pavo está congelado, asegúrese de descongelarlo a tiempo. ¡Pueden pasar varios días! Aquí hay una guía para eso.

Si planeas poner tu pavo en salmuera, tenlo en cuenta también.

Y, por supuesto, considere cuánto tiempo cocinar un pavo por libra; de hecho, ya hicimos los cálculos por usted.

No olvides que debes dejar reposar tu pavo 30 minutos después de que salga del horno, para que los jugos se redistribuyan, antes de trincharlo.

¡Buena suerte este Día de Acción de Gracias! Solo recuerda que no es el fin del mundo si todo no es perfecto. Como siempre decía Julia Child, "Nunca te disculpes". Es probable que nadie se dé cuenta de que se ha cometido un error.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener toda la fiesta de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y envoltura de plástico, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de la cocción, se descongelarán en unas pocas horas si los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, se pueden preparar y ensamblar dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabazas o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlas durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Manténgalos calientes para servirlos (sin secarlos) de una de estas dos maneras: 1. mantenga su olla en la temperatura más baja de su quemador (con la tapa puesta) y agregue lentamente crema tibia y mantequilla cuando lo necesiten, o 2 .Póngalos en una olla de cocción lenta en la configuración de "mantener caliente".

Relleno: Primero, no olvide que muchas recetas de relleno requieren que deje el pan afuera durante la noche (o incluso por un par de días) para dejarlo rancio. Si está horneando su relleno en una cazuela, en lugar de dentro del pavo, puede armar su relleno con un día de anticipación y refrigerarlo hasta que esté listo para hornearlo el Día de Acción de Gracias.

Ensaladas: Prepara las verduras con un día de antelación, pero espera a combinarlas y aliñarlas hasta el último minuto para que no se ablanden.

Día de Gracias

Además de terminar los pasos finales de los platos antes mencionados (ensamble su ensalada, hornee sus guisos, triture sus papas, etc.), el Día de Acción de Gracias se trata principalmente del pavo. Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

Si su pavo está congelado, asegúrese de descongelarlo a tiempo. ¡Pueden pasar varios días! Aquí hay una guía para eso.

Si planeas poner tu pavo en salmuera, tenlo en cuenta también.

Y, por supuesto, considere cuánto tiempo cocinar un pavo por libra; de hecho, ya hicimos los cálculos por usted.

No olvides que debes dejar reposar tu pavo 30 minutos después de que salga del horno, para que los jugos se redistribuyan, antes de trincharlo.

¡Buena suerte este Día de Acción de Gracias! Solo recuerda que no es el fin del mundo si todo no es perfecto. Como siempre decía Julia Child, "Nunca te disculpes". Es probable que nadie se dé cuenta de que se ha cometido un error.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener todo el banquete de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y papel film, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de la cocción, se descongelarán en unas pocas horas si los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, se pueden preparar y ensamblar dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabacines o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlos durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Manténgalos calientes para servirlos (sin secarlos) de una de estas dos maneras: 1. mantenga su olla en la temperatura más baja de su quemador (con la tapa puesta) y agregue lentamente crema tibia y mantequilla cuando lo necesiten, o 2 .Póngalos en una olla de cocción lenta en la configuración de "mantener caliente".

Relleno: Primero, no olvide que muchas recetas de relleno requieren que deje el pan afuera durante la noche (o incluso por un par de días) para dejarlo rancio. Si está horneando su relleno en una cazuela, en lugar de dentro del pavo, puede armar su relleno con un día de anticipación y refrigerarlo hasta que esté listo para hornearlo el Día de Acción de Gracias.

Ensaladas: Prepara las verduras con un día de antelación, pero espera a combinarlas y aliñarlas hasta el último minuto para que no se ablanden.

Día de Gracias

Además de terminar los pasos finales de los platos antes mencionados (ensamble su ensalada, hornee sus guisos, triture sus papas, etc.), el Día de Acción de Gracias se trata principalmente del pavo. Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

Si su pavo está congelado, asegúrese de descongelarlo a tiempo. ¡Pueden pasar varios días! Aquí hay una guía para eso.

Si planeas poner tu pavo en salmuera, tenlo en cuenta también.

Y, por supuesto, considere cuánto tiempo cocinar un pavo por libra; de hecho, ya hicimos los cálculos por usted.

No olvides que debes dejar reposar tu pavo 30 minutos después de que salga del horno, para que los jugos se redistribuyan, antes de trincharlo.

¡Buena suerte este Día de Acción de Gracias! Solo recuerda que no es el fin del mundo si todo no es perfecto. Como siempre decía Julia Child, "Nunca te disculpes". Es probable que nadie se dé cuenta de que se ha cometido un error.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener todo el banquete de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y papel film, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de horneado, se descongelarán en unas pocas horas si simplemente los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, pueden prepararse y ensamblarse dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabacines o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlos durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Manténgalos calientes para servirlos (sin secarlos) de una de estas dos maneras: 1. mantenga su olla en la temperatura más baja de su quemador (con la tapa puesta) y agregue lentamente crema tibia y mantequilla cuando lo necesiten, o 2 .Póngalos en una olla de cocción lenta en la configuración de "mantener caliente".

Relleno: Primero, no olvide que muchas recetas de relleno requieren que deje el pan afuera durante la noche (o incluso por un par de días) para dejarlo rancio. Si está horneando su relleno en una cazuela, en lugar de dentro del pavo, puede armar su relleno con un día de anticipación y refrigerarlo hasta que esté listo para hornearlo el Día de Acción de Gracias.

Ensaladas: Prepara las verduras con un día de antelación, pero espera a combinarlas y aliñarlas hasta el último minuto para que no se ablanden.

Día de Gracias

Además de terminar los pasos finales de los platos antes mencionados (ensamble su ensalada, hornee sus guisos, triture sus papas, etc.), el Día de Acción de Gracias se trata principalmente del pavo. Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

Si su pavo está congelado, asegúrese de descongelarlo a tiempo. ¡Pueden pasar varios días! Aquí hay una guía para eso.

Si planeas poner tu pavo en salmuera, tenlo en cuenta también.

Y, por supuesto, considere cuánto tiempo cocinar un pavo por libra; de hecho, ya hicimos los cálculos por usted.

No olvides que debes dejar reposar tu pavo 30 minutos después de que salga del horno, para que los jugos se redistribuyan, antes de trincharlo.

¡Buena suerte este Día de Acción de Gracias! Solo recuerda que no es el fin del mundo si todo no es perfecto. Como siempre decía Julia Child, "Nunca te disculpes". Es probable que nadie se dé cuenta de que se ha cometido un error.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener todo el banquete de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y envoltura de plástico, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de la cocción, se descongelarán en unas pocas horas si los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, pueden prepararse y ensamblarse dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabacines o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlos durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Manténgalos calientes para servirlos (sin secarlos) de una de estas dos maneras: 1. mantenga su olla en la temperatura más baja de su quemador (con la tapa puesta) y agregue lentamente crema tibia y mantequilla cuando lo necesiten, o 2 .Póngalos en una olla de cocción lenta en la configuración de "mantener caliente".

Relleno: Primero, no olvide que muchas recetas de relleno requieren que deje el pan afuera durante la noche (o incluso por un par de días) para dejarlo rancio. Si está horneando su relleno en una cazuela, en lugar de dentro del pavo, puede armar su relleno con un día de anticipación y refrigerarlo hasta que esté listo para hornearlo el Día de Acción de Gracias.

Ensaladas: Prepara las verduras con un día de antelación, pero espera a combinarlas y aliñarlas hasta el último minuto para que no se ablanden.

Día de Gracias

Además de terminar los pasos finales de los platos antes mencionados (ensamble su ensalada, hornee sus guisos, triture sus papas, etc.), el Día de Acción de Gracias se trata principalmente del pavo. Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta:

Si su pavo está congelado, asegúrese de descongelarlo a tiempo. ¡Pueden pasar varios días! Aquí hay una guía para eso.

Si planeas poner tu pavo en salmuera, tenlo en cuenta también.

Y, por supuesto, considere cuánto tiempo cocinar un pavo por libra; de hecho, ya hicimos los cálculos por usted.

No olvides que debes dejar reposar tu pavo 30 minutos después de que salga del horno, para que los jugos se redistribuyan, antes de trincharlo.

¡Buena suerte este Día de Acción de Gracias! Solo recuerda que no es el fin del mundo si todo no es perfecto. Como siempre decía Julia Child, "Nunca te disculpes". Es probable que nadie se dé cuenta de que se ha cometido un error.


Programa perfectamente tu cena de Acción de Gracias con esta práctica guía

¿Estás asustado por cómo vas a tener toda la fiesta de Acción de Gracias en la mesa a tiempo? No estás solo. Tienes que descubrir cómo hacer malabarismos con el espacio en tu horno y en tu estufa, tener en cuenta el tiempo que lleva preparar y picar todos tus ingredientes, orquestar el tiempo para que todo se mantenga caliente y, en general, mantenerte cuerdo sin olvidar. cualquier cosa grande, como descongelar el pavo.

Pero como alguien que ha cocinado una gran fiesta de Acción de Gracias completamente solo durante la última década, déjeme asegurarle que no es tan difícil. La clave es preparar la mayor cantidad de platos con anticipación. Si lo deja todo para el Día de Acción de Gracias, no será tan fácil. Sabemos que el menú de todos es diferente, pero tenemos una guía que le dirá con cuánta anticipación debe comenzar a preparar platos tradicionales para su cena. ¡Prepararse!

Una semana de anticipación

Haz tus masas de pastel: Enróllelos en discos circulares planos, envuélvalos bien en pergamino y papel film, y congélelos hasta que esté listo para hornear. Cuando esté listo para extenderlos el día de la cocción, se descongelarán en unas pocas horas si los deja en el mostrador a temperatura ambiente.

Dos días de anticipación

Sopas: Hágalos hasta completar y refrigérelos. Cuando esté listo para recalentar la sopa el Día de Acción de Gracias, vuelva a calentarla suavemente en un quemador o, mejor aún, ahorre espacio en la estufa y vuelva a calentarla en una olla de cocción lenta.

Salsa: Si siempre ha usado la grasa de su pavo asado para hacer salsa, es genial, pero hay una manera más fácil. Puede preparar su salsa con un par de días de anticipación si compra menudencias, cuellos de pavo y alas de su carnicero. O puede usar una receta que no requiera partes de pavo (o mejor aún, hacer una salsa de champiñones; este es el favorito absoluto de mi familia, incluso entre los que comen carne).

Cazuelas: Ya sea que esté haciendo papas gratinadas, una cazuela de camote, macarrones con queso o una cazuela de judías verdes, se pueden preparar y ensamblar dos días antes del Día de Acción de Gracias. Envuélvalos bien en el refrigerador y luego hornéelos en el horno después de que el pavo haya reposado.

Salsa de arándanos: Esto sabe aún mejor cuando se prepara con un par de días de anticipación y se guarda en el refrigerador. Solo asegúrese de llevarlo a temperatura ambiente antes de servir el Día de Acción de Gracias.

Un día antes

Pasteles: Descongele la masa de pastel preparada del congelador. Llene y hornee sus pasteles, dejándolos enfriar o enfriar en el refrigerador (según su receta) durante la noche.

Verduras asadas: Si está asando calabazas o batatas, puede hacerlo con un día de anticipación y refrigerarlas durante la noche. La única excepción contra la que advertiría son las coles de Bruselas, que desprenden un olor desagradable al recalentarlas. Los guardaría para el Día de Acción de Gracias.

Puré de patatas: ¿Odias pelar patatas bajo presión? Buenas noticias: las patatas pueden pelarse el día anterior y guardarse, cubiertas con agua fría, en el frigorífico. Si no tiene espacio en su refrigerador para eso, tendrá que guardar esa tarea para el gran día. Pero una vez que tengas las papas peladas y en el agua, el Día de Acción de Gracias solo necesitas hervirlas y triturarlas un par de horas antes de la cena. Keep them warm for service (without drying them out) in one of two ways: 1. keep your pot on the lowest heat setting of your burner (with the lid on) and slowly add warm cream and butter whenever they need it, or 2. put them in a slow cooker on the “keep warm” setting.

Stuffing: First, don’t forget that many stuffing recipes require you to leave your bread out overnight (or even for a couple of days) to let it get stale. If you’re baking your stuffing in a casserole dish, as opposed to inside the turkey, y ou can assemble your stuffing one day in advance and refrigerate it until you’re ready to bake it on Thanksgiving.

Salads: Prep your vegetables a day or so in advance, but wait to combine and dress them until the last minute so they don’t get mushy.

Thanksgiving Day

In addition to finishing up the final steps of the aforementioned dishes (assemble your salad, bake your casseroles, mash your potatoes, etc.), Thanksgiving Day is mostly about the turkey, Here are a few things to keep in mind:

If your turkey is frozen, make sure to defrost it in time. It can take several days! Here’s a guide for that.

If you plan on brining your turkey, take that into account too.

And of course, consider how long to cook a turkey per pound — we’ve actually already done the math for you.

Don’t forget you should let your turkey rest 30 minutes after it comes out of the oven, to let the juices redistribute, before carving it.

Good luck this Thanksgiving! Just remember that it’s not the end of the world if everything’s not perfect. As Julia Child always said, “Never apologize.” It’s likely that no one will even notice a mistake has been made.


Time Your Thanksgiving Dinner Perfectly With This Handy Guide

Freaking out about how you’re going to get the entire Thanksgiving feast on the table in time? No estás solo. You’ve got to figure out how to juggle the space in your oven and on your stovetop, account for the time it takes to prep and chop all your ingredients, orchestrate the timing so that everything stays warm, and just generally stay sane without forgetting anything big, like thawing the turkey.

But as someone who has cooked a large Thanksgiving feast completely solo for the past decade, let me assure you ― it’s really not that difficult. The key is to make as many of your dishes ahead of time as possible. If you leave it all for Thanksgiving Day, it’s not nearly as easy. We know everyone’s menu is different but we’ve got a guide that’ll tell you how far in advance to start making traditional dishes for your dinner. ¡Prepararse!

A Week In Advance

Make your pie crusts: Roll them into flat circular disks, wrap them tightly in parchment and plastic wrap, and freeze them until you’re ready to get baking. When you’re ready to roll them out on baking day, they’ll defrost in a few hours if you just leave them out on the counter at room temperature.

Two Days In Advance

Soups: Make them to completion and refrigerate them. When you’re ready to reheat soup on Thanksgiving Day, reheat it gently on a burner, or better yet, save stovetop space and reheat it in a slow cooker.

Gravy: If you’ve always used the drippings from your roasted turkey to make gravy, that’s great ― but there’s an easier way. You can make your gravy a couple of days in advance if you buy giblets, turkey necks and wings from your butcher. Or, you can use a recipe that doesn’t require turkey parts (or better yet, make a mushroom gravy — this is my family’s absolute favorite, even among the meat eaters).

Casseroles: Whether you’re making potatoes au gratin, sweet potato casserole, macaroni and cheese or green bean casserole, they can be prepped and assembled two days before Thanksgiving. Wrap them up well in the refrigerator then bake them in the oven after the turkey has come out to rest.

Cranberry sauce: This tastes even better when it’s made a couple of days in advance and stored in the refrigerator. Just make sure to bring it to room temperature before serving on Thanksgiving Day.

One Day In Advance

Pies: Thaw out your prepared pie crust from the freezer. Fill and bake your pies, allowing them to cool or chill in the refrigerator (depending on your recipe) overnight.

Roasted vegetables: If you’re roasting butternut squash or sweet potatoes, you can do it a day in advance and refrigerate them overnight. The only exception I’d warn against is Brussels sprouts, which release an unpleasant odor when you reheat them. I’d save those for Thanksgiving Day.

Mashed potatoes: Hate peeling potatoes under pressure? Good news: Your potatoes can actually be peeled the day before and stored, covered in cold water, in the fridge. If you don’t have room in your refrigerator for that, you’ll have to save that task for the big day. But once you’ve got the potatoes peeled and in the water, on Thanksgiving Day you just need to boil and mash them a couple of hours before dinner. Keep them warm for service (without drying them out) in one of two ways: 1. keep your pot on the lowest heat setting of your burner (with the lid on) and slowly add warm cream and butter whenever they need it, or 2. put them in a slow cooker on the “keep warm” setting.

Stuffing: First, don’t forget that many stuffing recipes require you to leave your bread out overnight (or even for a couple of days) to let it get stale. If you’re baking your stuffing in a casserole dish, as opposed to inside the turkey, y ou can assemble your stuffing one day in advance and refrigerate it until you’re ready to bake it on Thanksgiving.

Salads: Prep your vegetables a day or so in advance, but wait to combine and dress them until the last minute so they don’t get mushy.

Thanksgiving Day

In addition to finishing up the final steps of the aforementioned dishes (assemble your salad, bake your casseroles, mash your potatoes, etc.), Thanksgiving Day is mostly about the turkey, Here are a few things to keep in mind:

If your turkey is frozen, make sure to defrost it in time. It can take several days! Here’s a guide for that.

If you plan on brining your turkey, take that into account too.

And of course, consider how long to cook a turkey per pound — we’ve actually already done the math for you.

Don’t forget you should let your turkey rest 30 minutes after it comes out of the oven, to let the juices redistribute, before carving it.

Good luck this Thanksgiving! Just remember that it’s not the end of the world if everything’s not perfect. As Julia Child always said, “Never apologize.” It’s likely that no one will even notice a mistake has been made.


Time Your Thanksgiving Dinner Perfectly With This Handy Guide

Freaking out about how you’re going to get the entire Thanksgiving feast on the table in time? No estás solo. You’ve got to figure out how to juggle the space in your oven and on your stovetop, account for the time it takes to prep and chop all your ingredients, orchestrate the timing so that everything stays warm, and just generally stay sane without forgetting anything big, like thawing the turkey.

But as someone who has cooked a large Thanksgiving feast completely solo for the past decade, let me assure you ― it’s really not that difficult. The key is to make as many of your dishes ahead of time as possible. If you leave it all for Thanksgiving Day, it’s not nearly as easy. We know everyone’s menu is different but we’ve got a guide that’ll tell you how far in advance to start making traditional dishes for your dinner. ¡Prepararse!

A Week In Advance

Make your pie crusts: Roll them into flat circular disks, wrap them tightly in parchment and plastic wrap, and freeze them until you’re ready to get baking. When you’re ready to roll them out on baking day, they’ll defrost in a few hours if you just leave them out on the counter at room temperature.

Two Days In Advance

Soups: Make them to completion and refrigerate them. When you’re ready to reheat soup on Thanksgiving Day, reheat it gently on a burner, or better yet, save stovetop space and reheat it in a slow cooker.

Gravy: If you’ve always used the drippings from your roasted turkey to make gravy, that’s great ― but there’s an easier way. You can make your gravy a couple of days in advance if you buy giblets, turkey necks and wings from your butcher. Or, you can use a recipe that doesn’t require turkey parts (or better yet, make a mushroom gravy — this is my family’s absolute favorite, even among the meat eaters).

Casseroles: Whether you’re making potatoes au gratin, sweet potato casserole, macaroni and cheese or green bean casserole, they can be prepped and assembled two days before Thanksgiving. Wrap them up well in the refrigerator then bake them in the oven after the turkey has come out to rest.

Cranberry sauce: This tastes even better when it’s made a couple of days in advance and stored in the refrigerator. Just make sure to bring it to room temperature before serving on Thanksgiving Day.

One Day In Advance

Pies: Thaw out your prepared pie crust from the freezer. Fill and bake your pies, allowing them to cool or chill in the refrigerator (depending on your recipe) overnight.

Roasted vegetables: If you’re roasting butternut squash or sweet potatoes, you can do it a day in advance and refrigerate them overnight. The only exception I’d warn against is Brussels sprouts, which release an unpleasant odor when you reheat them. I’d save those for Thanksgiving Day.

Mashed potatoes: Hate peeling potatoes under pressure? Good news: Your potatoes can actually be peeled the day before and stored, covered in cold water, in the fridge. If you don’t have room in your refrigerator for that, you’ll have to save that task for the big day. But once you’ve got the potatoes peeled and in the water, on Thanksgiving Day you just need to boil and mash them a couple of hours before dinner. Keep them warm for service (without drying them out) in one of two ways: 1. keep your pot on the lowest heat setting of your burner (with the lid on) and slowly add warm cream and butter whenever they need it, or 2. put them in a slow cooker on the “keep warm” setting.

Stuffing: First, don’t forget that many stuffing recipes require you to leave your bread out overnight (or even for a couple of days) to let it get stale. If you’re baking your stuffing in a casserole dish, as opposed to inside the turkey, y ou can assemble your stuffing one day in advance and refrigerate it until you’re ready to bake it on Thanksgiving.

Salads: Prep your vegetables a day or so in advance, but wait to combine and dress them until the last minute so they don’t get mushy.

Thanksgiving Day

In addition to finishing up the final steps of the aforementioned dishes (assemble your salad, bake your casseroles, mash your potatoes, etc.), Thanksgiving Day is mostly about the turkey, Here are a few things to keep in mind:

If your turkey is frozen, make sure to defrost it in time. It can take several days! Here’s a guide for that.

If you plan on brining your turkey, take that into account too.

And of course, consider how long to cook a turkey per pound — we’ve actually already done the math for you.

Don’t forget you should let your turkey rest 30 minutes after it comes out of the oven, to let the juices redistribute, before carving it.

Good luck this Thanksgiving! Just remember that it’s not the end of the world if everything’s not perfect. As Julia Child always said, “Never apologize.” It’s likely that no one will even notice a mistake has been made.


Time Your Thanksgiving Dinner Perfectly With This Handy Guide

Freaking out about how you’re going to get the entire Thanksgiving feast on the table in time? No estás solo. You’ve got to figure out how to juggle the space in your oven and on your stovetop, account for the time it takes to prep and chop all your ingredients, orchestrate the timing so that everything stays warm, and just generally stay sane without forgetting anything big, like thawing the turkey.

But as someone who has cooked a large Thanksgiving feast completely solo for the past decade, let me assure you ― it’s really not that difficult. The key is to make as many of your dishes ahead of time as possible. If you leave it all for Thanksgiving Day, it’s not nearly as easy. We know everyone’s menu is different but we’ve got a guide that’ll tell you how far in advance to start making traditional dishes for your dinner. ¡Prepararse!

A Week In Advance

Make your pie crusts: Roll them into flat circular disks, wrap them tightly in parchment and plastic wrap, and freeze them until you’re ready to get baking. When you’re ready to roll them out on baking day, they’ll defrost in a few hours if you just leave them out on the counter at room temperature.

Two Days In Advance

Soups: Make them to completion and refrigerate them. When you’re ready to reheat soup on Thanksgiving Day, reheat it gently on a burner, or better yet, save stovetop space and reheat it in a slow cooker.

Gravy: If you’ve always used the drippings from your roasted turkey to make gravy, that’s great ― but there’s an easier way. You can make your gravy a couple of days in advance if you buy giblets, turkey necks and wings from your butcher. Or, you can use a recipe that doesn’t require turkey parts (or better yet, make a mushroom gravy — this is my family’s absolute favorite, even among the meat eaters).

Casseroles: Whether you’re making potatoes au gratin, sweet potato casserole, macaroni and cheese or green bean casserole, they can be prepped and assembled two days before Thanksgiving. Wrap them up well in the refrigerator then bake them in the oven after the turkey has come out to rest.

Cranberry sauce: This tastes even better when it’s made a couple of days in advance and stored in the refrigerator. Just make sure to bring it to room temperature before serving on Thanksgiving Day.

One Day In Advance

Pies: Thaw out your prepared pie crust from the freezer. Fill and bake your pies, allowing them to cool or chill in the refrigerator (depending on your recipe) overnight.

Roasted vegetables: If you’re roasting butternut squash or sweet potatoes, you can do it a day in advance and refrigerate them overnight. The only exception I’d warn against is Brussels sprouts, which release an unpleasant odor when you reheat them. I’d save those for Thanksgiving Day.

Mashed potatoes: Hate peeling potatoes under pressure? Good news: Your potatoes can actually be peeled the day before and stored, covered in cold water, in the fridge. If you don’t have room in your refrigerator for that, you’ll have to save that task for the big day. But once you’ve got the potatoes peeled and in the water, on Thanksgiving Day you just need to boil and mash them a couple of hours before dinner. Keep them warm for service (without drying them out) in one of two ways: 1. keep your pot on the lowest heat setting of your burner (with the lid on) and slowly add warm cream and butter whenever they need it, or 2. put them in a slow cooker on the “keep warm” setting.

Stuffing: First, don’t forget that many stuffing recipes require you to leave your bread out overnight (or even for a couple of days) to let it get stale. If you’re baking your stuffing in a casserole dish, as opposed to inside the turkey, y ou can assemble your stuffing one day in advance and refrigerate it until you’re ready to bake it on Thanksgiving.

Salads: Prep your vegetables a day or so in advance, but wait to combine and dress them until the last minute so they don’t get mushy.

Thanksgiving Day

In addition to finishing up the final steps of the aforementioned dishes (assemble your salad, bake your casseroles, mash your potatoes, etc.), Thanksgiving Day is mostly about the turkey, Here are a few things to keep in mind:

If your turkey is frozen, make sure to defrost it in time. It can take several days! Here’s a guide for that.

If you plan on brining your turkey, take that into account too.

And of course, consider how long to cook a turkey per pound — we’ve actually already done the math for you.

Don’t forget you should let your turkey rest 30 minutes after it comes out of the oven, to let the juices redistribute, before carving it.

Good luck this Thanksgiving! Just remember that it’s not the end of the world if everything’s not perfect. As Julia Child always said, “Never apologize.” It’s likely that no one will even notice a mistake has been made.


Time Your Thanksgiving Dinner Perfectly With This Handy Guide

Freaking out about how you’re going to get the entire Thanksgiving feast on the table in time? No estás solo. You’ve got to figure out how to juggle the space in your oven and on your stovetop, account for the time it takes to prep and chop all your ingredients, orchestrate the timing so that everything stays warm, and just generally stay sane without forgetting anything big, like thawing the turkey.

But as someone who has cooked a large Thanksgiving feast completely solo for the past decade, let me assure you ― it’s really not that difficult. The key is to make as many of your dishes ahead of time as possible. If you leave it all for Thanksgiving Day, it’s not nearly as easy. We know everyone’s menu is different but we’ve got a guide that’ll tell you how far in advance to start making traditional dishes for your dinner. ¡Prepararse!

A Week In Advance

Make your pie crusts: Roll them into flat circular disks, wrap them tightly in parchment and plastic wrap, and freeze them until you’re ready to get baking. When you’re ready to roll them out on baking day, they’ll defrost in a few hours if you just leave them out on the counter at room temperature.

Two Days In Advance

Soups: Make them to completion and refrigerate them. When you’re ready to reheat soup on Thanksgiving Day, reheat it gently on a burner, or better yet, save stovetop space and reheat it in a slow cooker.

Gravy: If you’ve always used the drippings from your roasted turkey to make gravy, that’s great ― but there’s an easier way. You can make your gravy a couple of days in advance if you buy giblets, turkey necks and wings from your butcher. Or, you can use a recipe that doesn’t require turkey parts (or better yet, make a mushroom gravy — this is my family’s absolute favorite, even among the meat eaters).

Casseroles: Whether you’re making potatoes au gratin, sweet potato casserole, macaroni and cheese or green bean casserole, they can be prepped and assembled two days before Thanksgiving. Wrap them up well in the refrigerator then bake them in the oven after the turkey has come out to rest.

Cranberry sauce: This tastes even better when it’s made a couple of days in advance and stored in the refrigerator. Just make sure to bring it to room temperature before serving on Thanksgiving Day.

One Day In Advance

Pies: Thaw out your prepared pie crust from the freezer. Fill and bake your pies, allowing them to cool or chill in the refrigerator (depending on your recipe) overnight.

Roasted vegetables: If you’re roasting butternut squash or sweet potatoes, you can do it a day in advance and refrigerate them overnight. The only exception I’d warn against is Brussels sprouts, which release an unpleasant odor when you reheat them. I’d save those for Thanksgiving Day.

Mashed potatoes: Hate peeling potatoes under pressure? Good news: Your potatoes can actually be peeled the day before and stored, covered in cold water, in the fridge. If you don’t have room in your refrigerator for that, you’ll have to save that task for the big day. But once you’ve got the potatoes peeled and in the water, on Thanksgiving Day you just need to boil and mash them a couple of hours before dinner. Keep them warm for service (without drying them out) in one of two ways: 1. keep your pot on the lowest heat setting of your burner (with the lid on) and slowly add warm cream and butter whenever they need it, or 2. put them in a slow cooker on the “keep warm” setting.

Stuffing: First, don’t forget that many stuffing recipes require you to leave your bread out overnight (or even for a couple of days) to let it get stale. If you’re baking your stuffing in a casserole dish, as opposed to inside the turkey, y ou can assemble your stuffing one day in advance and refrigerate it until you’re ready to bake it on Thanksgiving.

Salads: Prep your vegetables a day or so in advance, but wait to combine and dress them until the last minute so they don’t get mushy.

Thanksgiving Day

In addition to finishing up the final steps of the aforementioned dishes (assemble your salad, bake your casseroles, mash your potatoes, etc.), Thanksgiving Day is mostly about the turkey, Here are a few things to keep in mind:

If your turkey is frozen, make sure to defrost it in time. It can take several days! Here’s a guide for that.

If you plan on brining your turkey, take that into account too.

And of course, consider how long to cook a turkey per pound — we’ve actually already done the math for you.

Don’t forget you should let your turkey rest 30 minutes after it comes out of the oven, to let the juices redistribute, before carving it.

Good luck this Thanksgiving! Just remember that it’s not the end of the world if everything’s not perfect. As Julia Child always said, “Never apologize.” It’s likely that no one will even notice a mistake has been made.


Ver el vídeo: El agua se convertirá en VENENO en tu cuerpo si tomas ASÍ (Diciembre 2021).