Recetas de cócteles, licores y bares locales

Ciudad alemana prohíbe a los refugiados acceder a bares y discotecas

Ciudad alemana prohíbe a los refugiados acceder a bares y discotecas



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La ciudad de Friburgo, Alemania, ha prohibido a los refugiados entrar en bares o clubes, luego de una serie de delitos denunciados.

Esta ciudad valora la seguridad de sus ciudadanos sobre la libertad de sus huéspedes.

Después de informes de numerosos ataques criminales violentos y sexuales, la ciudad de Friburgo, Alemania, ha prohibido a todos los refugiados de sus bares y discotecas. Según The New Observer Online, los propietarios de los locales nocturnos de la localidad se juntaron y acordaron que “ya no daremos la entrada a personas que solo tengan un permiso de residencia temporal”.

Los incidentes en un club nocturno conocido como The White Rabbit incluyen carteristas, un ataque con cuchillo y numerosos ataques sexuales que supuestamente se han intensificado en los meses desde que la canciller Angela Merkel anunció la política de puertas abiertas de Alemania a los refugiados durante una de las mayores crisis migratorias que ha visto Europa. en siglos.

Múltiples funcionarios de la ciudad han protestado por la decisión implementada por los dueños de bares y discotecas de la zona, calificándola de acto de discriminación.

“Una regla como esta es contraria a las reglas contra la discriminación”, dijo Ulrich von Kirchbach, el funcionario municipal a cargo de asuntos sociales. "Pero, por supuesto, no podemos permitir la anarquía en ninguna parte".

Los dueños del bar muy bien podrían ser demandados y tendrían que demostrar en un tribunal que su política no discrimina intencionalmente a los refugiados.


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en el país, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno en materia de salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. “Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos”.

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se prestó especial atención al fenómeno de las “fiestas de la espuma”, en las que los turistas que llevan grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. A diferencia de España, Bulgaria no ha introducido una regla que requiera que las personas usen máscaras.

Nikolai Veler, propietario de un club en Golden Sands, dijo a la televisión alemana que no podía controlar la fiesta. "La gente puede hacer lo que quiera aquí", dijo. "No puedo hacer nada para detenerlos, especialmente cuando el gobierno no dice que deben ser expulsados ​​si no usan máscaras".

A principios de este mes, Jens Spahn, el ministro de Salud, dijo que estaba consternado por los informes de turistas alemanes festejando en Mallorca, que ignoraban descaradamente las reglas del coronavirus en España, como usar una máscara o mantener una distancia de 1,5 metros.

"No soy un aguafiestas", dijo. "Pero este simplemente no es el momento para eso".

Según el RKI, hay 6.500 casos activos de coronavirus en Alemania El miércoles, el RKI registró 684 casos durante 24 horas, en comparación con una tasa diaria de alrededor de 300 a 400 durante las últimas semanas.

"Hemos sido negligentes, esa es la razón", dijo Wieler sobre el aumento "preocupante" de los casos. “Logramos mucho en los últimos meses en Alemania y estábamos dominando muy bien la pandemia. Todos contribuimos a reducir la tasa de infección para no sobrecargar nuestro sistema de salud. Deberíamos celebrar este éxito, pero no debemos sentarnos en los laureles ".

Instó a los alemanes a recordar que unas vacaciones no eran una excusa para ignorar las reglas. "Sea sensato", dijo. "Sus vacaciones no son menos importantes que su trabajo o su vida privada en términos de tomar precauciones".

El RKI tiene 130 países registrados como áreas de alto riesgo. Si bien se recomienda encarecidamente a los alemanes que no visiten esos países, si lo hacen, deben entrar en cuarentena a su regreso. Spahn ha dicho que el gobierno introducirá pruebas obligatorias para ellos, probablemente a partir de la próxima semana.

Gerd Fätkenheuer, infectólogo de la Clínica Universitaria de Colonia, dijo que después de haber reducido la tasa de coronavirus, los alemanes se sentían mucho más seguros ahora que hace tres meses. "Esto representa un gran riesgo", dijo al Kölner StadtAnzeiger. “Los peligros relacionados con el virus no están siendo tomados en serio por suficientes personas”.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puede ponerse en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo desea o contactarnos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

Si bien los repatriados se ven como un problema potencial, muchos ven los peligros en el hogar tan altos como en el extranjero, si no más.

“Fiestas familiares, bodas, reuniones con amigos, estos son el origen de la mayoría de los casos”, dijo Ute Rexroth, del RKI. "Los turistas que regresan del extranjero se encuentran entre los que estamos viendo con el virus, pero la mayoría de las nuevas infecciones están ocurriendo en Alemania".


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en casa, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y, en cambio, están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno sobre salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. “Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos”.

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se prestó especial atención al fenómeno de las “fiestas de la espuma”, en las que los turistas que llevan grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. A diferencia de España, Bulgaria no ha introducido una regla que requiera que las personas usen máscaras.

Nikolai Veler, propietario de un club en Golden Sands, dijo a la televisión alemana que no podía controlar la fiesta. “La gente puede hacer lo que quiera aquí”, dijo. "No puedo hacer nada para detenerlos, especialmente cuando el gobierno no dice que deben ser expulsados ​​si no llevan máscaras".

A principios de este mes, Jens Spahn, el ministro de Salud, dijo que estaba consternado por los informes de turistas alemanes fiesteros en Mallorca, que ignoraban descaradamente las reglas del coronavirus en España, como usar una máscara o mantener una distancia de 1,5 metros.

"No soy un aguafiestas", dijo. "Pero este simplemente no es el momento para eso".

Según el RKI, hay 6.500 casos activos de coronavirus en Alemania El miércoles, el RKI registró 684 casos durante 24 horas, en comparación con una tasa diaria de alrededor de 300 a 400 durante las últimas semanas.

"Hemos sido negligentes, esa es la razón", dijo Wieler sobre el aumento "preocupante" de los casos. “Logramos mucho en los últimos meses en Alemania y estábamos dominando muy bien la pandemia. Todos contribuimos a reducir la tasa de infección para no sobrecargar nuestro sistema de salud. Deberíamos celebrar este éxito, pero no debemos sentarnos en los laureles ".

Instó a los alemanes a recordar que unas vacaciones no eran una excusa para ignorar las reglas. "Sea sensato", dijo. "Sus vacaciones no son menos importantes que su trabajo o su vida privada en términos de tomar precauciones".

El RKI tiene 130 países registrados como áreas de alto riesgo. Si bien se recomienda encarecidamente a los alemanes que no visiten esos países, si lo hacen, deben entrar en cuarentena a su regreso. Spahn ha dicho que el gobierno introducirá pruebas obligatorias para ellos, probablemente a partir de la próxima semana.

Gerd Fätkenheuer, infectólogo de la Clínica Universitaria de Colonia, dijo que después de haber reducido la tasa de coronavirus, los alemanes se sentían mucho más seguros ahora que hace tres meses. "Esto representa un gran riesgo", dijo al Kölner StadtAnzeiger. “Los peligros relacionados con el virus no están siendo tomados en serio por suficientes personas”.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puede ponerse en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo desea o contactarnos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

Si bien los repatriados se ven como un problema potencial, muchos ven los peligros en el hogar tan altos como en el extranjero, si no más.

“Fiestas familiares, bodas, reuniones con amigos, son el origen de la mayoría de los casos”, dijo Ute Rexroth, del RKI. "Los turistas que regresan del extranjero se encuentran entre los que estamos viendo con el virus, pero la mayoría de las nuevas infecciones están ocurriendo en Alemania".


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en casa, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y, en cambio, están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno sobre salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. “Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos”.

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se prestó especial atención al fenómeno de las “fiestas de la espuma”, en las que los turistas que llevan grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. A diferencia de España, Bulgaria no ha introducido una regla que requiera que las personas usen máscaras.

Nikolai Veler, propietario de un club en Golden Sands, dijo a la televisión alemana que no podía controlar la fiesta. “La gente puede hacer lo que quiera aquí”, dijo. "No puedo hacer nada para detenerlos, especialmente cuando el gobierno no dice que deben ser expulsados ​​si no llevan máscaras".

A principios de este mes, Jens Spahn, el ministro de Salud, dijo que estaba consternado por los informes de turistas alemanes fiesteros en Mallorca, que ignoraban descaradamente las reglas del coronavirus en España, como usar una máscara o mantener una distancia de 1,5 metros.

"No soy un aguafiestas", dijo. "Pero este simplemente no es el momento para eso".

Según el RKI, hay 6.500 casos activos de coronavirus en Alemania El miércoles, el RKI registró 684 casos durante 24 horas, en comparación con una tasa diaria de alrededor de 300 a 400 durante las últimas semanas.

"Hemos sido negligentes, esa es la razón", dijo Wieler sobre el aumento "preocupante" de los casos. “Logramos mucho en los últimos meses en Alemania y estábamos dominando muy bien la pandemia. Todos contribuimos a reducir la tasa de infección para no sobrecargar nuestro sistema de salud. Deberíamos celebrar este éxito, pero no debemos sentarnos en los laureles ".

Instó a los alemanes a recordar que unas vacaciones no eran una excusa para ignorar las reglas. "Sea sensato", dijo. "Sus vacaciones no son menos importantes que su trabajo o su vida privada en términos de tomar precauciones".

El RKI tiene 130 países registrados como áreas de alto riesgo. Si bien se recomienda encarecidamente a los alemanes que no visiten esos países, si lo hacen, deben entrar en cuarentena a su regreso. Spahn ha dicho que el gobierno introducirá pruebas obligatorias para ellos, probablemente a partir de la próxima semana.

Gerd Fätkenheuer, infectólogo de la Clínica Universitaria de Colonia, dijo que después de haber reducido la tasa de coronavirus, los alemanes se sentían mucho más seguros ahora que hace tres meses. "Esto representa un gran riesgo", dijo al Kölner StadtAnzeiger. “Los peligros relacionados con el virus no están siendo tomados en serio por suficientes personas”.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puede ponerse en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo desea o contactarnos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

Si bien los repatriados se ven como un problema potencial, muchos ven los peligros en el hogar tan altos como en el extranjero, si no más.

“Fiestas familiares, bodas, reuniones con amigos, son el origen de la mayoría de los casos”, dijo Ute Rexroth, del RKI. "Los turistas que regresan del extranjero se encuentran entre los que estamos viendo con el virus, pero la mayoría de las nuevas infecciones están ocurriendo en Alemania".


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en el país, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y, en cambio, están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno sobre salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. “Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos”.

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se hizo especial hincapié en el fenómeno de las "fiestas de la espuma", en las que los turistas con grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. A diferencia de España, Bulgaria no ha introducido una regla que requiera que las personas usen máscaras.

Nikolai Veler, propietario de un club en Golden Sands, dijo a la televisión alemana que no podía controlar la fiesta. “La gente puede hacer lo que quiera aquí”, dijo. "No puedo hacer nada para detenerlos, especialmente cuando el gobierno no dice que deben ser expulsados ​​si no llevan máscaras".

A principios de este mes, Jens Spahn, el ministro de Salud, dijo que estaba consternado por los informes de turistas alemanes fiesteros en Mallorca, que ignoraban descaradamente las reglas del coronavirus en España, como usar una máscara o mantener una distancia de 1,5 metros.

"No soy un aguafiestas", dijo. "Pero este simplemente no es el momento para eso".

Según el RKI, hay 6.500 casos activos de coronavirus en Alemania El miércoles, el RKI registró 684 casos durante 24 horas, en comparación con una tasa diaria de alrededor de 300 a 400 durante las últimas semanas.

"Hemos sido negligentes, esa es la razón", dijo Wieler sobre el aumento "preocupante" de los casos. “Logramos mucho en los últimos meses en Alemania y estábamos dominando muy bien la pandemia. Todos contribuimos a reducir la tasa de infección para no sobrecargar nuestro sistema de salud. Deberíamos celebrar este éxito, pero no debemos sentarnos en los laureles ".

Instó a los alemanes a recordar que unas vacaciones no eran una excusa para ignorar las reglas. "Sea sensato", dijo. "Sus vacaciones no son menos importantes que su trabajo o su vida privada en términos de tomar precauciones".

El RKI tiene 130 países registrados como áreas de alto riesgo. Si bien se recomienda encarecidamente a los alemanes que no visiten esos países, si lo hacen, deben entrar en cuarentena a su regreso. Spahn ha dicho que el gobierno introducirá pruebas obligatorias para ellos, probablemente a partir de la próxima semana.

Gerd Fätkenheuer, infectólogo de la Clínica Universitaria de Colonia, dijo que después de haber reducido la tasa de coronavirus, los alemanes se sentían mucho más seguros ahora que hace tres meses. "Esto representa un gran riesgo", dijo al Kölner StadtAnzeiger. “Los peligros relacionados con el virus no están siendo tomados en serio por suficientes personas”.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puede ponerse en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo desea o contactarnos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

Si bien los repatriados se ven como un problema potencial, muchos ven los peligros en el hogar tan altos como en el extranjero, si no más.

“Fiestas familiares, bodas, reuniones con amigos, son el origen de la mayoría de los casos”, dijo Ute Rexroth, del RKI. "Los turistas que regresan del extranjero se encuentran entre los que estamos viendo con el virus, pero la mayoría de las nuevas infecciones están ocurriendo en Alemania".


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en casa, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y, en cambio, están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno en materia de salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. "Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos".

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se prestó especial atención al fenómeno de las “fiestas de la espuma”, en las que los turistas que llevan grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. A diferencia de España, Bulgaria no ha introducido una regla que requiera que las personas usen máscaras.

Nikolai Veler, propietario de un club en Golden Sands, dijo a la televisión alemana que no podía controlar la fiesta. “La gente puede hacer lo que quiera aquí”, dijo. "No puedo hacer nada para detenerlos, especialmente cuando el gobierno no dice que deben ser expulsados ​​si no llevan máscaras".

A principios de este mes, Jens Spahn, el ministro de Salud, dijo que estaba consternado por los informes de turistas alemanes fiesteros en Mallorca, que ignoraban descaradamente las reglas del coronavirus en España, como usar una máscara o mantener una distancia de 1,5 metros.

"No soy un aguafiestas", dijo. "Pero este simplemente no es el momento para eso".

Según el RKI, hay 6.500 casos activos de coronavirus en Alemania El miércoles, el RKI registró 684 casos durante 24 horas, en comparación con una tasa diaria de alrededor de 300 a 400 durante las últimas semanas.

"Hemos sido negligentes, esa es la razón", dijo Wieler sobre el aumento "preocupante" de los casos. “Logramos mucho en los últimos meses en Alemania y estábamos dominando muy bien la pandemia. Todos contribuimos a reducir la tasa de infección para no sobrecargar nuestro sistema de salud. Deberíamos celebrar este éxito, pero no debemos sentarnos en los laureles ".

Instó a los alemanes a recordar que unas vacaciones no eran una excusa para ignorar las reglas. "Sea sensato", dijo. "Sus vacaciones no son menos importantes que su trabajo o su vida privada en términos de tomar precauciones".

El RKI tiene 130 países registrados como áreas de alto riesgo. Si bien se recomienda encarecidamente a los alemanes que no visiten esos países, si lo hacen, deben entrar en cuarentena a su regreso. Spahn ha dicho que el gobierno introducirá pruebas obligatorias para ellos, probablemente a partir de la próxima semana.

Gerd Fätkenheuer, infectólogo de la Clínica Universitaria de Colonia, dijo que después de haber reducido la tasa de coronavirus, los alemanes se sentían mucho más seguros ahora que hace tres meses. "Esto representa un gran riesgo", dijo al Kölner StadtAnzeiger. “Los peligros relacionados con el virus no están siendo tomados en serio por suficientes personas”.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puede ponerse en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo desea o contactarnos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

Si bien los repatriados se ven como un problema potencial, muchos ven los peligros en el hogar tan altos como en el extranjero, si no más.

“Fiestas familiares, bodas, reuniones con amigos, son el origen de la mayoría de los casos”, dijo Ute Rexroth, del RKI. "Los turistas que regresan del extranjero se encuentran entre los que estamos viendo con el virus, pero la mayoría de las nuevas infecciones están ocurriendo en Alemania".


Los temores de Alemania y # x27s Covid-19 crecen sobre los asistentes a la fiesta "imprudentes"

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Los agentes de policía patrullan en la localidad de Magaluf en la isla de Mallorca a principios de este mes. Los bares de la isla se vieron obligados a cerrar después de los informes de fiestas de jóvenes turistas alemanes. Fotografía: Joan Mateu / AP

Última modificación el jueves 30 de julio de 2020 10.53 BST

Los jóvenes alemanes que festejan en el extranjero en las playas de Europa e ignoran las reglas de distanciamiento físico se están convirtiendo en un motivo de preocupación cada vez mayor en el país, ya que los casos de coronavirus continúan aumentando en todo el mundo.

Tras los informes generalizados a principios de este mes de turistas alemanes deleitándose en la isla española de Mallorca, bares y clubes en el infame “Bier Straße”Fueron obligados por las autoridades locales a cerrar.

Desde entonces, muchos alemanes han cancelado las vacaciones en Mallorca y están acudiendo en masa a Bulgaria, en particular a la ciudad turística de Golden Sands en la costa del Mar Negro.

Un gran número de viajeros alemanes también están ignorando las advertencias del gobierno emitidas a principios de esta semana para evitar áreas en España, incluidas Cataluña y las regiones de Aragón y Navarra, debido al creciente número de casos de coronavirus allí.

Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch (RKI), el principal organismo asesor del gobierno sobre salud pública, calificó a los asistentes a la fiesta de "irresponsables".

"Es imprudente y descuidado participar en fiestas salvajes", dijo durante su última actualización del progreso del virus. "Los jóvenes pueden transmitir la enfermedad a sus familias, especialmente a sus abuelos".

Las imágenes de los juerguistas en Bulgaria fueron prominentes en los medios alemanes el miércoles. Se prestó especial atención al fenómeno de las “fiestas de la espuma”, en las que los turistas que llevan grandes anillos de natación, aparentemente para permitirles distanciarse físicamente entre sí, bailan en charcos de espuma voladora.

A los participantes se les mide la temperatura antes de que se les permita entrar y se les aconseja que beban de sus propias tazas en lugar de compartirlas. Los organizadores etiquetan las fiestas como "zonas libres de corona".

Sin embargo, las imágenes mostraban a personas bailando de cerca y participando en juegos de beber de contacto cercano.

El brote inicial de coronavirus en Bulgaria fue comparativamente pequeño para los estándares europeos, pero el número de casos está aumentando rápidamente. Unlike in Spain, Bulgaria has not introduced a rule requiring people to wear masks.

Nikolai Veler, a club owner at Golden Sands, told German television he was powerless to control the partying. “People are allowed to do what they like here,” he said. “I can do nothing to stop them, particularly when the government doesn’t say they must be thrown out if they’re not wearing masks.”

Earlier this month, Jens Spahn, the health minister, said he was appalled by reports of partying German tourists in Mallorca, who were blatantly ignoring Spain’s coronavirus rules, such as wearing a mask, or keeping a distance of 1.5 metres.

“I’m not a party pooper,” he said. “But this is simply not the time for that.”

According to the RKI, there are 6,500 active coronavirus cases in Germany On Wednesday, the RKI registered 684 cases over 24 hours, compared with a daily rate of about 300 to 400 for the past few weeks.

“We have been neglectful, that is the reason,” Wieler said of the “worrying” rise in cases. “We achieved so much in the past few months in Germany and were mastering the pandemic very well. We all contributed to the sinking rate of infection so as not to overload our health system. We should celebrate this success, but we shouldn’t sit on our laurels.”

He urged Germans to remember that a holiday was not an excuse to ignore the rules. “Be sensible,” he said. “Your holiday is no less important than your work or private life in terms of taking precautions.”

The RKI has 130 countries registered as high-risk areas. While Germans are strongly advised not to visit those countries, if they do they are required to go into quarantine on their return. Spahn has said the government will introduce obligatory testing for them, probably from next week.

Gerd Fätkenheuer, an infectologist at Cologne’s University Clinic ,said having reduced the rate of coronavirus Germans felt much safer now than they had three months ago. “This poses a big risk,” he told the Kölner StadtAnzeiger. “Dangers related to the virus are not being taken seriously by enough people”.

Share your story

Share your stories

If you have been affected or have any information, we'd like to hear from you. You can get in touch by filling in the form below, anonymously if you wish or contact us via WhatsApp by clicking here or adding the contact +44(0)7766780300. Only the Guardian can see your contributions and one of our journalists may contact you to discuss further.

While returnees are seen as a potential problem, many see the dangers at home as just as high as abroad, if not more so.

“Family parties, weddings, meetings with friends, these are the source of the majority of cases,” said Ute Rexroth, of the RKI. “Holidaymakers returning from abroad are among those we’re seeing with the virus, but most new infections are actually occurring in Germany”.


Germany's Covid-19 fears grow over ‘reckless’ partygoers

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Last modified on Thu 30 Jul 2020 10.53 BST

Young Germans partying abroad on Europe’s beaches and ignoring physical distancing rules are becoming an increasing cause of concern at home, as coronavirus cases continue to rise across the world.

Following widespread reports earlier this month of German tourists revelling on the Spanish island of Mallorca, bars and clubs on the infamous “Bier Straße” were forced by local authorities to close.

Many Germans have since cancelled Mallorcan holidays, and are flocking instead to Bulgaria – particularly to the resort town of Golden Sands on its Black Sea coast.

Large numbers of German travellers are also ignoring government warnings issued earlier this week to avoid areas in Spain, including Catalonia and the regions of Aragon and Navarra, due to rising numbers of coronavirus cases there.

Lothar Wieler, of the Robert Koch Institute (RKI), the government’s main advisory body on public health, called the partygoers “irresponsible”.

“It is reckless and careless to take part in wild parties,” he said during his latest update of the virus’s progress. “Young people can carry the illness back to their families, especially their grandparents.”

Footage of revellers in Bulgaria was prominent in German media on Wednesday. Particular focus was placed upon the phenomenon of “foam parties”, in which holidaymakers wearing large swimming rings – apparently to enable them to physically distance from each other – dance in pools of flying foam.

Participants have their temperatures measured before being allowed in, and are advised to drink out of their own cups rather than share them. The parties are labelled “corona-free zones” by the organisers.

However, pictures showed people dancing at close quarters, and participating in close-contact drinking games.

Bulgaria’s initial coronavirus outbreak was comparatively small by European standards, but the number of cases is rising fast. Unlike in Spain, Bulgaria has not introduced a rule requiring people to wear masks.

Nikolai Veler, a club owner at Golden Sands, told German television he was powerless to control the partying. “People are allowed to do what they like here,” he said. “I can do nothing to stop them, particularly when the government doesn’t say they must be thrown out if they’re not wearing masks.”

Earlier this month, Jens Spahn, the health minister, said he was appalled by reports of partying German tourists in Mallorca, who were blatantly ignoring Spain’s coronavirus rules, such as wearing a mask, or keeping a distance of 1.5 metres.

“I’m not a party pooper,” he said. “But this is simply not the time for that.”

According to the RKI, there are 6,500 active coronavirus cases in Germany On Wednesday, the RKI registered 684 cases over 24 hours, compared with a daily rate of about 300 to 400 for the past few weeks.

“We have been neglectful, that is the reason,” Wieler said of the “worrying” rise in cases. “We achieved so much in the past few months in Germany and were mastering the pandemic very well. We all contributed to the sinking rate of infection so as not to overload our health system. We should celebrate this success, but we shouldn’t sit on our laurels.”

He urged Germans to remember that a holiday was not an excuse to ignore the rules. “Be sensible,” he said. “Your holiday is no less important than your work or private life in terms of taking precautions.”

The RKI has 130 countries registered as high-risk areas. While Germans are strongly advised not to visit those countries, if they do they are required to go into quarantine on their return. Spahn has said the government will introduce obligatory testing for them, probably from next week.

Gerd Fätkenheuer, an infectologist at Cologne’s University Clinic ,said having reduced the rate of coronavirus Germans felt much safer now than they had three months ago. “This poses a big risk,” he told the Kölner StadtAnzeiger. “Dangers related to the virus are not being taken seriously by enough people”.

Share your story

Share your stories

If you have been affected or have any information, we'd like to hear from you. You can get in touch by filling in the form below, anonymously if you wish or contact us via WhatsApp by clicking here or adding the contact +44(0)7766780300. Only the Guardian can see your contributions and one of our journalists may contact you to discuss further.

While returnees are seen as a potential problem, many see the dangers at home as just as high as abroad, if not more so.

“Family parties, weddings, meetings with friends, these are the source of the majority of cases,” said Ute Rexroth, of the RKI. “Holidaymakers returning from abroad are among those we’re seeing with the virus, but most new infections are actually occurring in Germany”.


Germany's Covid-19 fears grow over ‘reckless’ partygoers

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Last modified on Thu 30 Jul 2020 10.53 BST

Young Germans partying abroad on Europe’s beaches and ignoring physical distancing rules are becoming an increasing cause of concern at home, as coronavirus cases continue to rise across the world.

Following widespread reports earlier this month of German tourists revelling on the Spanish island of Mallorca, bars and clubs on the infamous “Bier Straße” were forced by local authorities to close.

Many Germans have since cancelled Mallorcan holidays, and are flocking instead to Bulgaria – particularly to the resort town of Golden Sands on its Black Sea coast.

Large numbers of German travellers are also ignoring government warnings issued earlier this week to avoid areas in Spain, including Catalonia and the regions of Aragon and Navarra, due to rising numbers of coronavirus cases there.

Lothar Wieler, of the Robert Koch Institute (RKI), the government’s main advisory body on public health, called the partygoers “irresponsible”.

“It is reckless and careless to take part in wild parties,” he said during his latest update of the virus’s progress. “Young people can carry the illness back to their families, especially their grandparents.”

Footage of revellers in Bulgaria was prominent in German media on Wednesday. Particular focus was placed upon the phenomenon of “foam parties”, in which holidaymakers wearing large swimming rings – apparently to enable them to physically distance from each other – dance in pools of flying foam.

Participants have their temperatures measured before being allowed in, and are advised to drink out of their own cups rather than share them. The parties are labelled “corona-free zones” by the organisers.

However, pictures showed people dancing at close quarters, and participating in close-contact drinking games.

Bulgaria’s initial coronavirus outbreak was comparatively small by European standards, but the number of cases is rising fast. Unlike in Spain, Bulgaria has not introduced a rule requiring people to wear masks.

Nikolai Veler, a club owner at Golden Sands, told German television he was powerless to control the partying. “People are allowed to do what they like here,” he said. “I can do nothing to stop them, particularly when the government doesn’t say they must be thrown out if they’re not wearing masks.”

Earlier this month, Jens Spahn, the health minister, said he was appalled by reports of partying German tourists in Mallorca, who were blatantly ignoring Spain’s coronavirus rules, such as wearing a mask, or keeping a distance of 1.5 metres.

“I’m not a party pooper,” he said. “But this is simply not the time for that.”

According to the RKI, there are 6,500 active coronavirus cases in Germany On Wednesday, the RKI registered 684 cases over 24 hours, compared with a daily rate of about 300 to 400 for the past few weeks.

“We have been neglectful, that is the reason,” Wieler said of the “worrying” rise in cases. “We achieved so much in the past few months in Germany and were mastering the pandemic very well. We all contributed to the sinking rate of infection so as not to overload our health system. We should celebrate this success, but we shouldn’t sit on our laurels.”

He urged Germans to remember that a holiday was not an excuse to ignore the rules. “Be sensible,” he said. “Your holiday is no less important than your work or private life in terms of taking precautions.”

The RKI has 130 countries registered as high-risk areas. While Germans are strongly advised not to visit those countries, if they do they are required to go into quarantine on their return. Spahn has said the government will introduce obligatory testing for them, probably from next week.

Gerd Fätkenheuer, an infectologist at Cologne’s University Clinic ,said having reduced the rate of coronavirus Germans felt much safer now than they had three months ago. “This poses a big risk,” he told the Kölner StadtAnzeiger. “Dangers related to the virus are not being taken seriously by enough people”.

Share your story

Share your stories

If you have been affected or have any information, we'd like to hear from you. You can get in touch by filling in the form below, anonymously if you wish or contact us via WhatsApp by clicking here or adding the contact +44(0)7766780300. Only the Guardian can see your contributions and one of our journalists may contact you to discuss further.

While returnees are seen as a potential problem, many see the dangers at home as just as high as abroad, if not more so.

“Family parties, weddings, meetings with friends, these are the source of the majority of cases,” said Ute Rexroth, of the RKI. “Holidaymakers returning from abroad are among those we’re seeing with the virus, but most new infections are actually occurring in Germany”.


Germany's Covid-19 fears grow over ‘reckless’ partygoers

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Last modified on Thu 30 Jul 2020 10.53 BST

Young Germans partying abroad on Europe’s beaches and ignoring physical distancing rules are becoming an increasing cause of concern at home, as coronavirus cases continue to rise across the world.

Following widespread reports earlier this month of German tourists revelling on the Spanish island of Mallorca, bars and clubs on the infamous “Bier Straße” were forced by local authorities to close.

Many Germans have since cancelled Mallorcan holidays, and are flocking instead to Bulgaria – particularly to the resort town of Golden Sands on its Black Sea coast.

Large numbers of German travellers are also ignoring government warnings issued earlier this week to avoid areas in Spain, including Catalonia and the regions of Aragon and Navarra, due to rising numbers of coronavirus cases there.

Lothar Wieler, of the Robert Koch Institute (RKI), the government’s main advisory body on public health, called the partygoers “irresponsible”.

“It is reckless and careless to take part in wild parties,” he said during his latest update of the virus’s progress. “Young people can carry the illness back to their families, especially their grandparents.”

Footage of revellers in Bulgaria was prominent in German media on Wednesday. Particular focus was placed upon the phenomenon of “foam parties”, in which holidaymakers wearing large swimming rings – apparently to enable them to physically distance from each other – dance in pools of flying foam.

Participants have their temperatures measured before being allowed in, and are advised to drink out of their own cups rather than share them. The parties are labelled “corona-free zones” by the organisers.

However, pictures showed people dancing at close quarters, and participating in close-contact drinking games.

Bulgaria’s initial coronavirus outbreak was comparatively small by European standards, but the number of cases is rising fast. Unlike in Spain, Bulgaria has not introduced a rule requiring people to wear masks.

Nikolai Veler, a club owner at Golden Sands, told German television he was powerless to control the partying. “People are allowed to do what they like here,” he said. “I can do nothing to stop them, particularly when the government doesn’t say they must be thrown out if they’re not wearing masks.”

Earlier this month, Jens Spahn, the health minister, said he was appalled by reports of partying German tourists in Mallorca, who were blatantly ignoring Spain’s coronavirus rules, such as wearing a mask, or keeping a distance of 1.5 metres.

“I’m not a party pooper,” he said. “But this is simply not the time for that.”

According to the RKI, there are 6,500 active coronavirus cases in Germany On Wednesday, the RKI registered 684 cases over 24 hours, compared with a daily rate of about 300 to 400 for the past few weeks.

“We have been neglectful, that is the reason,” Wieler said of the “worrying” rise in cases. “We achieved so much in the past few months in Germany and were mastering the pandemic very well. We all contributed to the sinking rate of infection so as not to overload our health system. We should celebrate this success, but we shouldn’t sit on our laurels.”

He urged Germans to remember that a holiday was not an excuse to ignore the rules. “Be sensible,” he said. “Your holiday is no less important than your work or private life in terms of taking precautions.”

The RKI has 130 countries registered as high-risk areas. While Germans are strongly advised not to visit those countries, if they do they are required to go into quarantine on their return. Spahn has said the government will introduce obligatory testing for them, probably from next week.

Gerd Fätkenheuer, an infectologist at Cologne’s University Clinic ,said having reduced the rate of coronavirus Germans felt much safer now than they had three months ago. “This poses a big risk,” he told the Kölner StadtAnzeiger. “Dangers related to the virus are not being taken seriously by enough people”.

Share your story

Share your stories

If you have been affected or have any information, we'd like to hear from you. You can get in touch by filling in the form below, anonymously if you wish or contact us via WhatsApp by clicking here or adding the contact +44(0)7766780300. Only the Guardian can see your contributions and one of our journalists may contact you to discuss further.

While returnees are seen as a potential problem, many see the dangers at home as just as high as abroad, if not more so.

“Family parties, weddings, meetings with friends, these are the source of the majority of cases,” said Ute Rexroth, of the RKI. “Holidaymakers returning from abroad are among those we’re seeing with the virus, but most new infections are actually occurring in Germany”.


Germany's Covid-19 fears grow over ‘reckless’ partygoers

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Police officers patrol at the resort of Magaluf on the island of Mallorca earlier this month. Bars on the island were forced to close after reports of partying by young German tourists. Photograph: Joan Mateu/AP

Last modified on Thu 30 Jul 2020 10.53 BST

Young Germans partying abroad on Europe’s beaches and ignoring physical distancing rules are becoming an increasing cause of concern at home, as coronavirus cases continue to rise across the world.

Following widespread reports earlier this month of German tourists revelling on the Spanish island of Mallorca, bars and clubs on the infamous “Bier Straße” were forced by local authorities to close.

Many Germans have since cancelled Mallorcan holidays, and are flocking instead to Bulgaria – particularly to the resort town of Golden Sands on its Black Sea coast.

Large numbers of German travellers are also ignoring government warnings issued earlier this week to avoid areas in Spain, including Catalonia and the regions of Aragon and Navarra, due to rising numbers of coronavirus cases there.

Lothar Wieler, of the Robert Koch Institute (RKI), the government’s main advisory body on public health, called the partygoers “irresponsible”.

“It is reckless and careless to take part in wild parties,” he said during his latest update of the virus’s progress. “Young people can carry the illness back to their families, especially their grandparents.”

Footage of revellers in Bulgaria was prominent in German media on Wednesday. Particular focus was placed upon the phenomenon of “foam parties”, in which holidaymakers wearing large swimming rings – apparently to enable them to physically distance from each other – dance in pools of flying foam.

Participants have their temperatures measured before being allowed in, and are advised to drink out of their own cups rather than share them. The parties are labelled “corona-free zones” by the organisers.

However, pictures showed people dancing at close quarters, and participating in close-contact drinking games.

Bulgaria’s initial coronavirus outbreak was comparatively small by European standards, but the number of cases is rising fast. Unlike in Spain, Bulgaria has not introduced a rule requiring people to wear masks.

Nikolai Veler, a club owner at Golden Sands, told German television he was powerless to control the partying. “People are allowed to do what they like here,” he said. “I can do nothing to stop them, particularly when the government doesn’t say they must be thrown out if they’re not wearing masks.”

Earlier this month, Jens Spahn, the health minister, said he was appalled by reports of partying German tourists in Mallorca, who were blatantly ignoring Spain’s coronavirus rules, such as wearing a mask, or keeping a distance of 1.5 metres.

“I’m not a party pooper,” he said. “But this is simply not the time for that.”

According to the RKI, there are 6,500 active coronavirus cases in Germany On Wednesday, the RKI registered 684 cases over 24 hours, compared with a daily rate of about 300 to 400 for the past few weeks.

“We have been neglectful, that is the reason,” Wieler said of the “worrying” rise in cases. “We achieved so much in the past few months in Germany and were mastering the pandemic very well. We all contributed to the sinking rate of infection so as not to overload our health system. We should celebrate this success, but we shouldn’t sit on our laurels.”

He urged Germans to remember that a holiday was not an excuse to ignore the rules. “Be sensible,” he said. “Your holiday is no less important than your work or private life in terms of taking precautions.”

The RKI has 130 countries registered as high-risk areas. While Germans are strongly advised not to visit those countries, if they do they are required to go into quarantine on their return. Spahn has said the government will introduce obligatory testing for them, probably from next week.

Gerd Fätkenheuer, an infectologist at Cologne’s University Clinic ,said having reduced the rate of coronavirus Germans felt much safer now than they had three months ago. “This poses a big risk,” he told the Kölner StadtAnzeiger. “Dangers related to the virus are not being taken seriously by enough people”.

Share your story

Share your stories

If you have been affected or have any information, we'd like to hear from you. You can get in touch by filling in the form below, anonymously if you wish or contact us via WhatsApp by clicking here or adding the contact +44(0)7766780300. Only the Guardian can see your contributions and one of our journalists may contact you to discuss further.

While returnees are seen as a potential problem, many see the dangers at home as just as high as abroad, if not more so.

“Family parties, weddings, meetings with friends, these are the source of the majority of cases,” said Ute Rexroth, of the RKI. “Holidaymakers returning from abroad are among those we’re seeing with the virus, but most new infections are actually occurring in Germany”.


Ver el vídeo: Germany: Refugee trains from Austria arrive in Passau amid border controls (Agosto 2022).